Receta: ENSALADA DE PASTA CON PECHUGA DE POLLO,ROQUEFORT Y CALABACINES

Recetas de cocina de Inés Ortega

Ensalada de pasta con pechuga de pollo
Foto J.Nazabal
Ines Ortega 1080 Recetas de Cocina
Gastronomía con Inés Ortega
“Especial para conacento.info”

PINTURA Y COCINA

 “En la tierra nunca supe lo que hacia, pero estuve consciente de lo que comía”

Salvador Dalí

Cocinar es un acto cultural que puede llevar a los grandes chefs a lo que podríamos llamar un cierto culteranismo culinario y convertir la cocina, como bien dijo Góngora, en un paraíso para muchos y en jardines abiertos para pocos.

El arte plástico y el arte culinario tiene mucho en común pero sus intenciones difieren.

El arte plástico va ligado a la creación de obras que permanecen en el tiempo, y que son objeto de interpretaciones estéticas y conceptuales que ponen de manifiesto el universo personal y singular del artista. El arte culinario, sin embargo, participa de los principios de la creación y de la producción de la obra plástica pero sus “objetos”, que tienen el poder de  excitar los sentidos y suscitar la “gourmandise”, son efímeros y tienen la vocación de ser comidos, (con licencia de Dalí)

El género de la naturaleza muerta –el bodegón- ha sido, ciertamente, el que ha establecido el vínculo más importante entre los lujos visuales y los placeres de la buena mesa.

Las relaciones entre arte y comida tienen que ver, en primer lugar, con el sentido del gusto, vale decir con los placeres estéticos. Si bien la forma en la que se “consume” un plato no es la misma en la que contemplamos una obra no podemos dejar de pensar que tanto en la gastronomía como en el mundo de la plástica hay elementos artísticos que permiten establecer puntos de contacto.

Las primeras cuatro décadas del siglo XX formaron un periodo excepcional de fermento y revolución artística. Los movimientos de vanguardia evolucionaron con rapidez y se superpusieron en su marcha hacia la abstracción total, lo no figurativo.

En las últimas tres décadas, la pintura se ha expandido más allá de los límites de un marco, con técnicas mixtas que emplean objetos reales, fotografía, vídeo y sonido.

La gastronomía ha evolucionado también de manera imparable fusionando cocinas tan lejanas como la española, la china o la mexicana.  Utilizando técnicas sofisticadas, de ultima generación, un Ferran Adriá, por ejemplo. consigue que un plato aparezca ante nosotros, por sus colores y composición, como una obra de arte  antes que como un alimento.

Esta claro que, pese a que se utilicen diferentes materiales para darles forma, la gastronomía y la pintura constituyen un solo arte en sí mismos.

El placer del arte se prolonga en el gozo inmenso que encontramos en la gastronomía: acaso comer sea tan paradójico y necesario como pintar. Dalí no siempre carecía de razón: “la pintura será comestible o no será”.

Hay una anécdota graciosa en torno al queso Roquefort y al Camembert, ambos quesos adorados por nuestros vecinos los franceses y que deben su difusión en los Estados Unidos a Salvador Dalí.

En su primer viaje por aquel país, al ser preguntado por uns periodistas sobre la ciudad de Nueva York dijo : “Se parece a un Roquefort gótico “.Muchos norteamericanos no habían oído jamás hablar del Roquefort. Una semana después ,estando en Chicago ,Dalí dijo: “ Se parece a un Camembert “. Los estadounidenses  hicieron de ,los que llamaron “ los quesos de Dalí”, un manjar para gourmets.

ENSALADA DE PASTA CON PECHUGA DE POLLO,ROQUEFORT Y CALABACINES

Tiempo de preparación :40 minutos

Ingredientes ( para 4 personas):

¾ de kg de calabacines

70 gr. de queso Roquefort

200 gr. de lazos de pasta o cualquier otra pasta corta

1 pechuga de pollo ya asada ( 200 gr)

80 gr. de nueces

2 cucharadas soperas de aceite de nuez

1 ramito de cebollino

un pellizco de tomillo seco

Sal y pimienta.

Quita la piel a la pechuga  de pollo y corta esta en cubitos . Lava y seca los calabacines, quítales los dos extremos y, sin pelarlos, córtalos en cubitos, espolvoréalos con sal y tomillo y cuécelos al vapor durante 5 minutos ( deberás sacarlos cuando la carne esté translucida pero aún ligeramente firme).

Cuece la pasta  en una cacerola con agua hirviendo salada ,el tiempo indicado en el paquete para que queden “al dente”. Escúrrelas en un colador y deja que se enfríen.

Dora  ligeramente las nueces  en una sartén y luego córtalas en trozos.

En una ensaladera pon los dados de pollo,, el Roquefort cortado en cubitos o desmigajado  los de calabacín y los lazos de pasta. Sazona con el aceite y el vinagre . Salpimienta a tu gusto.

Espolvorea por encima el cebollino cortado en trocitos.

CONSEJOS :

Puedes sustituir las nueces por otro fruto seco como almendras o  avellanas pero en este caso sustituye el aceite de nuez por , por ejemplo ,aceite de avellana.

No suprimas el cebollino porque le da un punto especial a esta ensalada.

No cuezas demasiado la pasta porque al entrar en contacto con los calabacines y la vinagreta ya se ablandarán algo.

Si no tienes aceite de nuez puedes emplear de oliva pero le restará ese toque especial que le da el de nuez.

Cuando se instaló en 1940 en los Estados Unidos, donde estuvo hasta 1948 decía que él no era un pintor sino un especialista en quesos , cosa que divertía mucho a la gente . Solía invitar a sus amigos sirviendo sólo quesos y vinos . En verdad Dalí no mentía, ya que nunca tuvo título académico pero si fue galardonado con el título de “ Maestro Quesero Honorario “.

Cuenta Dalí que una noche, tomó un queso Camembert, tan maduro que se deshacía y. Con esa imagen en la retina, se fue a la cama pero no consiguió conciliar el sueño y empezó a reflexionar sobre la consistencia de las cosas. Se levantó, se dirigió a un cuadro que entonces no había acabado de resolver y añadió en él sus famosos relojes blandos, inspirados en el Camembert. Este cuadro resultó ser el famosísimo :”La persistencia de la memoria “:

Dalí aseguraba que debía al queso su portentosa memoria . “Un año antes de mi muerte –escribió en el año 1975 – me convertiré en un hermoso queso Gruyére lleno de agujeros .Y cuando finalmente llegue al paraíso, en la tierra sólo quedará n de mi los agujeros, que es mi forma de pasar a la inmortalidad “.

Inés Ortega

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.