¡ UNIDAD!, ¡UNIDAD!. Por, Manuel Delgado

Firmas de opinión

Manuel Delgado
Manuel Delgado, Profesor de Instituto

La interpretación de lo que el tendido de Vistalegre quería decir cuando Errejón entró en la plaza, parece obvio : ¡intégrate!, ¡intégrate! La unidad, sólo se reclama cuando hay diversidad; y, cuando entró Iglesias, sólo se oyeron ovaciones. Por tanto … Para las palabras del Secretario General: unidad y humildad, entiendo que seguramente no quería tantas ovaciones y que la unidad se hace desde la mayoría. Y lo entiendo así por las decisiones posteriores del Consejo Ciudadano y del grupo parlamentario. Las bases han votado y se desmonta el tandem; y, ahora, puede que el partido esté más preparado para la unidad popular que reclaman desde IU; en lo programático y, sobre todo, en lo organizativo.

Si lo que hemos vivido en Aragón se confirma como el modelo organizativo de Podemos, (y, así, me ahorro la lectura de documentos que suelen servir para un roto y un descosido) veremos un Podemos de círculos con gentes para la movilización ciudadana, y un Podemos de “polític@s” en los Consejos municipales, autonómicos y estatales, con su ampliación de personas expertas, y los grupos institucionales más o menos solapados (concejales, diputad@s autonómicos y estatales) Las mayorías, como hasta ahora, las decidiremos los 400 mil inscritos.

Tras la asamblea estatal, el CIS confirma que Podemos sigue teniendo el 20% del voto. Es una ratificación que permite cierto alivio… para volver a crecer, y ser el partido de referencia frente a un PP que tan bien se mantiene con su corrupción, y dispone de televisiones, radios, tertulianos, obispos, periódicos, bancos, traiciona a su aliado, insulta a la ciudadanía y acoge como en casa propia una extrema derecha más radical que la de Le Pen.

Con eso de que “el gobierno no actúa con megáfonos” ningunean a la ciudadanía (casi medio millón de personas en Barcelona reclaman acoger refugiados y cerrar los CIT). Con “usar drones para el control de la frontera” en Ceuta y Melilla, adelantan por la derecha a Trump y su muralla china. Sumemos a eso la falta de respeto por la independencia judicial, e incluso su manipulación (el Fiscal general y el ministro de Justicia desautorizan a las fiscales en Murcia), y que el Tribunal de Bruselas sentencia en todos los casos que le llegan que el Estado español no garantiza a su ciudadanía sus derechos… ¿Hay algún partido de la extrema derecha en Holanda, Francia, Gran Bretaña, que prometa siquiera hacer tanto como hace el PP en España? Mientras, en el periódico de Cebrián, Gonzalez e Iberdrola repiten una y mil veces que en España no hay populismos de derechas, y que malos aquí sólo tenemos a Podemos.

Mucha tarea por hacer a la vista del escaso apoyo que concitan los sindicatos que se decían mayoritarios. ¿Ya no hay trabajadores? Al parecer son demasiado pobres, demasiado precarios, demasiados contratados por días, o por horas, demasiados “contratadores” del “así son las cosas; tú mismo, y rápido, que tengo a muchos en la cola”, “¿que cobras mucho menos por ser mujer? ¡A mí qué me dices, quédate en casa!”

Mucha tarea por hacer si la dependencia es cosa de mujeres que tienen que trabajar y cuidar de los suyos. ¿Que las listas de espera para diagnósticos tienen previsión de un año o más? ¿Que los hospitales están saturados? ¿Niños y niñas sin atención en la escuela por falta de personal y sitio? Pues “váyanse a las privadas que también las pagan Ustedes”.

Sí, podemos seguir con una larga letanía del ciudadanocidio diario perpetrado por los rajoyses y montoros. Y le llamo así porque en lo que ellos llaman “salir de la crisis” actúan de manera que a corto plazo no quede ni rastro de ciudadanía, sólo individuos aislados en su pobreza, dependientes del empleador generoso, de la bondad de un subsidio recortado.

Podemos nació, y se reafirma, para ser voz de la ciudadanía, y de una ciudadanía empoderada. Así que cada día más tarea por hacer en ese empeño. Es un empeño más que ambicioso, pero es nuestro empeño.

Para terminar no me resisto a ponerles este final de párrafo de Hannah Arendt en el Epílogo a La promesa de la política. Allí dice: “Sólo aquellos que son capaces de mantener la pasión de vivir bajo las condiciones del desierto pueden armarse con el valor que descansa en la raíz de la acción, y convertirse en seres activos”. Por mi parte, confío en que esa pasión de vivir late con fuerza en Podemos.

Únete a nuestro Telegram

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.