Tensiones, editoriales y estabilidad. Por José Luis Alonso Gajón

Firmas de opinión

Opinion de_Jose Luis Alonso_N
Jose Luis Alonso Gajon, Ingeniero Agrónomo, Vicepresidente de ATTAC Aragón

“Uno es valiente cuando, sabiendo que ha perdido ya antes de empezar, empieza a pesar de todo y sigue hasta el final pase lo que pase. Uno vence raras veces, pero alguna vez vence”. (“Matar un ruiseñor”. Harper Lee)

Lo reconozco, no me gusta la tensión y no me gusta la Editorial de este medio del pasado día 1 de marzo dirigida a Podemos

No me gusta la tensión. Psico-somáticamente necesito la armonía. Por ello busco ideas que armonicen lo subjetivo y lo colectivo, la cultura y la economía, etc. Por ello busco el acuerdo.

Por ello me siento profundamente aragonés. Miembro de una sociedad que, histórica y jurídicamente, ha buscado siempre el acuerdo. Tanto que su ciudadanía ha  interiorizado que es indisoluble y simultáneamente aragonesa, española y mundial.

Por eso apoyé, y apoyo, Ágora Aragón y Conac∑nto como lugares de encuentro, de reflexión, de debate tranquilo y deportivo (“lo importante es participar”), de creación de propuestas colectivas solidarias, de cultura participativa, etc.

Pero la realidad es que, interior y exteriormente, siempre vivimos en la tensión y, aunque no me guste, esta es necesaria. Khalil Gibran lo describe muy bien con el símil del arco, en su poema “Tus hijos” :

“Tú eres el arco del cual tus hijos,

como flechas vivas,

son lanzados.”

El arco es tensión y, a la vez, es estabilidad y sobre él se sostiene el vuelo de la flecha/hijos que tiene su autonomía.

Ágora Aragón y Conac∑nto, su hijo, también deben, debemos, aprender a combinar la tensión y la estabilidad y, por ello, voy a crear tensión para preservar la estabilidad del arco y que la flecha siga viva.

No me gusta la editorial, sin título, del día 1 de marzo que empieza: “Hace ya algún tiempo que se celebró Vistalegre 2”.

Me parecería bien si hubiese sido publicada como articulo con firma. Conac∑nto es un medio plural y sus colaboradores no tenemos que coincidir en nuestras opiniones: ¡Qué aburrido sería lo contrario!

Una editorial es un “artículo periodístico sin firma que explica, valora y juzga un hecho de acuerdo con la postura ideológica de cada periódico” (Martínez Albertos) y, que yo sepa, esa editorial no refleja la postura ideológica de todos los fundadores de Conac∑nto. Por lo menos tal como, parcialmente, fue explicitada en el acto de su presentación pública del pasado día 24 de febrero, en el Centro de Historias de la Ciudad.

No me gusta su forma.  Ni su tono despreciativo hacia algunas personas y altanero, ni sus insinuaciones no explicitadas como: “acaso la atonía actual se deba a al juego de componendas y maniobras…”, “habrá que poner en marcha otro tipo de soluciones” ¿Cuáles? Se puede preguntar con razón el lector.

No me gusta el fondo. Las frases finales de una editorial son siempre un resumen de la idea central de la misma. En este caso son: “Es la hora de hacer política de verdad o de dar paso a quienes puedan llevarla a cabo”, “Pero si no es así, habrá que poner en marcha otro tipo de soluciones, con todas sus consecuencias”. ¿A quién habría que dar paso? ¿Cuáles serían las otras soluciones? ¿Qué consecuencias tendría?

Una Editorial “seria” debe de defender el interés general de la ciudadanía mediante la exposición clara de hechos, alternativas, valoraciones y/o ideas para su comprensión. Reconozco que ya casi es habitual, en algunos de los periódicos de gran difusión nacional, el no hacerlo así, sino dedicar, algunas de sus editoriales, a dar consignas a los partidos políticos sobre lo que deben hacer o dejar de hacer, sin haberse presentado ellos a las elecciones.

Creo que no debemos caer en ese error y confío en que “no se volverá a repetir” este pequeño pecado de juventud. De hecho, me consta que se han tomado medidas internas para el control, interno y colectivo, de la línea editorial.

Nuestro objetivo unamuniano debe ser, no vencer sino, convencer de que “otro mundo es posible” si muchas personas, pase lo que pase, seguimos trabajando juntos hasta el final defendiendo los derechos colectivos de la ciudadanía y, especialmente, de los expulsados del sistema.

Derechos de los marginados como ciudadanos que, implícitamente, defendía ese editorial al exigir un acuerdo presupuestario aragonés. Porque sin presupuesto no hay ni nueva inversión ni trasferencias sociales. Confiemos en que el acuerdo PODEMOS-PSOE para dar a luz el nuevo presupuesto se materialice, de verdad, en medidas que lleguen a quienes más lo necesitan.

Únete a nuestro Telegram

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.