¡Queremos hombres desnudos!

Por Carolina Castro

Como soy de Logroño me he cogido una semana larga de vacaciones por Semana Santa, y a la vuelta los jefes me han echado una bronca de aquí te espero; diciéndome que vaya cara que tengo, que si soy becaria tengo que currármelo más y escribir más a menudo. En fin, la verdad es que la jefa de Redacción se ha puesto un poco borde, aunque la entiendo porque el resto de mis compañeros han trabajado lo suyo en estos días de asueto santurrón, mientras yo me iba con un par de amigas a Salou, donde he estado desconectada de todo. Bueno, pues al llegar ya me he puesto al día con los informativos que se pasan el día dando la tabarra con la corrupción del PP (la verdad es que les llega la mierda hasta el cogote), y entonces ha saltado una pequeña noticia que me ha gustado mucho.

Resulta que en Jerez siete colectivos feministas y los del Ayuntamiento Ganemos Jerez están haciendo una campaña muy chula para acabar con “Las chicas adorno” en los circuitos  deportivos. Ya saben, esas modelos superguapas y semidesnudas que posan al lado de los ciclistas en los tours, en la Fórmula Uno, en los mundiales de motos, etcétera, y les estampan un par de besos en las mejillas mientras  ofrecen un ramo de flores al ganador. Una imagen tan antigua y tradicional que da un poco de grima esa manera tan retrógrada de cosificar el cuerpo de la mujer: minifaldas enseñando la braguita al menor descuido, generosos escotes y ceñidas hasta el suspiro retenido. El caso es que en Jerez están armando ruido con el tema, y las feministas dicen que ya está bien de usar el cuerpo de las mujeres como adorno de las carreras de los hombres. La denuncia no es nueva pero está muy bien que se repita. Por ejemplo en la Vuelta Ciclista al País Vasco y a Cataluña ya han retirado a las “azafatas floreros” de los podios.

Lo que de verdad sería genial es que en estos acontecimientos deportivos necesitados de adorno fueran los varones los que enseñaran sus cuerpos serranos  al público. Chicos estupendos, con unos cuerpos de infarto, glúteos de morirse, altos y guapísimos.Yo creo, honestamente, que así todo el mundo estaría contento: las agencias que contratan modelos para las pruebas deportivas, los organizadores de los eventos, las mujeres en general y los ganadores en particular. Hay que modernizarse de una puñetera vez, porque parece que vamos hacia atrás en estos temas. Y como magnífico ejemplo ahí tenemos los cuerpos desnudos del equipo de fútbol de la Facultad de Medicina de Zaragoza inmortalizados en ese cartel para luchar contra el cáncer. Si vamos a denunciar hagámoslo a calzón caído y dejando a las mujeres descansar un rato en su eterno papel de “floreros”. Digo, ¿no?

A mí, por poner otro ejemplo, me encantan los cuerpos desnudos de las valientes Femen que se la juegan en sus actuaciones. No se pierdan su más reciente “asalto” a pecho descubierto en un mitin reciente de Marine Le Pen. Esas sí que son mujeres valientes capaces de reventar un acto fascista con las tetas al aire. Los escoltas las sacaron arrastrándolas como fardos y con magulladuras, pero ellas hicieron lo que muchos hombres ni se atreven.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.