Cataluña no es Puigdemont

Ley de Referéndum en Cataluña

Los desvaríos de Puigdemont y quienes más que inteligencia utilizan la cabeza para colgar barretinas necesitan oírlo: Cataluña es el mundo, como cualquier otro espacio, lugar para las gentes y las soluciones a sus problemas. Un territorio es espacio accidental, un catalán podría haber nacido en Sevilla, Lugo o Segovia, como un aragonés en Vic, Blanes o Lleida. El nacimiento es puro accidente. Todo lo demás inventos.

Si los hados no lo impiden, inteligencia mediante, hoy se aprobará en Cataluña una Ley de Referéndum que pasará a la Historia Universal del despropósito. Sin votos suficientes, con una ciudadanía fuertemente dividida y el Estado español perplejo, las huestes del mesías Puigdemont, finalmente rotas ante su desvarío, están construyendo una tela de araña en la que van a quedar enredadas ilusiones y más de alguna legítima aspiración. El cese de Jordi Baiget, el posicionamiento de Marta Pascual, coordinadora del PDeCAT, las declaraciones de Homs y los silencios de tantos y tantos “nacionalistas”, están marcando una deriva que concluirá en la nada absoluta.

Cuando en Europa se está tratando de construir un espacio de unidad que supere los vanos nacionalismos, para dar paso a esquemas identitarios donde prime lo común, a saber, el individuo como sujeto dueño de su destino, solidario, comprometido con una sociedad plural y diversa, algunos llamados catalanes ofrecen una sarta de despropósitos socapa de tener una lengua propia (¿no viene del latín, como el castellano, italiano, etc?), unas tradiciones peculiares (¿los bous?), una economía singular (¿cuánto debe al franquismo?), un Monasterio de Monserrat tan suyo (¿aquellos tiempos de la común lucha por la libertad en España?), unas editoriales bollantes en lengua española (Planeta, Bruguera, Ediciones B, los Seix Barral, etc.). El futuro no puede ser la locura, la borrachera de unos cuantos iluminados que no deberían olvidarse de Joan Maragall, de Josep Pla, de Carlos Barral, los Goytisolos, Vázquez Montalbán,Marsé, etc. Ni de los millones de hombres y mujeres que desde todo lugar y patria han sudado para construir un espacio admirables por tantos y tantos conceptos.

España no roba a Cataluña. Ni Cataluña a España. Son otros los ladrones y en esa categoría abundan madrileños, vascos, gallegos, aragoneses, andaluces, catalanes y demás. Roban el sistema capitalista, el mercado, las multinacionales, los Ibex. No las buenas gentes. Cuando tantos y tan graves son los problemas que acucian a la ciudadanía plural es intolerable que unas minorías ( pues no otra cosa son) traten de erigirse en popes del pasado( eso es el nacionalismo) olvidando que los problemas que los hombres y mujeres tienen que ver con el día a día, con el hambre, el paro, los refugiados, la vivienda, la explotación, la negación de algo tan simple como empeñarse en que el hombre deje de ser un lobo para el hombre. Roban, aunque vestidos de señeras, señores que siempre han robado, más allá de banderas y virolais.

¿Tan extraño parece tratar de construir lo existente? Una Cataluña dueña de si misma junto con los otros territorios de España, solidarios y empujando para las gentes alcancen los grandes valores de la libertad, la igualdad y la fraternidad, en una Europa que camine en idéntico sentido. Los EEUU son eso, Estados Unidos, cada uno de ellos con sus peculiaridades mas primando valores comunes, imperfectos en muchos casos. Alemania es una República Federal, con sus Lands, pero un todo plural. ¿Podemos construir de una vez y por todas una España plural? Es cierto, el Estado de las Autonomías, importante como arranque, requiere modificaciones. Háganse. Gentes hay para pensar, debatir y votar. Pero sin romper, justo cuando a todos se les llena la boca de la palabra unir. El concepto tradicional de nación acaso deba revisarse, sin volver a la Edad Media ni a Westfalia. Sencillamente, naciones de ciudadanos, sin razas, religiones ni esclavos, solidarios, amables, tiernos, humanos. Perfectamente la Cataluña que queremos, como a cualquier otro territorio.

1 Comment

  1. Podría estar de acuerdo en hacer un referéndum a nivel nacional, con una sola pregunta. ¿Estas de acuerdo en que SOLO en Cataluña puedan hacer un referéndum? ni tan siquiera preguntar ¿para que? y además estos que dicen Nación de naciones deberían explicar ¿que se entienden? que se sepa existieron reinos y no naciones y si hablamos de reinos puesta esta claro que Cataluña no lo fue.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.