El Ayuntamiento de Zaragoza y el Gobierno de Aragón andan a la greña

Ayuntamiento de Zaragoza

El Ayuntamiento de Zaragoza lleva a la DGA a los Tribunales en defensa de los intereses de la ciudad

Pues sí, el Ayuntamiento de Zaragoza, gobernado por Zaragoza en Común (formación que se reclama de izquierdas y que cuenta con el apoyo de PODEMOS), que accedió al poder gracias al concurso del PSOE, y el gobierno de Aragón (a cuyo frente está el socialista Javier Lambán, que accedió al cargo con el apoyo de los podemitas), andan a la greña. El desencuentro entre las dos instituciones aragonesas de mayor calado viene de lejos y a cada dos por tres se pone de relieve en no pocos asuntos relevantes. El poderoso consejero de Hacienda del gobierno aragonés, Fernando Gimeno, que accedió al cargo tras ejercer de factótum en el Ayuntamiento gobernado por Juan Alberto Belloch, donde actuó como máximo responsable de los asuntos económicos y de hacienda no traga a la actual corporación municipal, como tampoco lo hace el sempiterno edil Calos Pérez Anadón, quien tras ver frustradas sus aspiraciones a convertirse en alcalde tras un estrepitoso fracaso electoral no deja de poner chinitas y en ocasiones obuses a los actuales mandatarios de ZeC.

Ahora, cansados de tanto enmierde, los mandatarios municipales han acordado reclamar por vía judicial al Gobierno de Aragón la deuda por las obras del tranvía. El asunto se las trae, porque desde el gobierno regional solo quieren abonar 8,7 millones de euros en concepto de los costes que debía asumir la Administración, cuando la cifra real -tal y como se manifiesta en el convenio firmado en 2009 entre el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza comprometía a las partes a financiar el 50% de los costes a asumir -, asciende a 39 millones. Y se las trae porque el actual consejero de Hacienda del Gobierno aragonés Fernando Gimeno en 2015, siendo vicealcalde y responsables de los asuntos económicos municipales, reclamaba vehemente a la DGA idéntica cifra, los 39 millones de marras a abonar al Consistorio.

Aunque todavía no ha llegado a emular a la Santísima Trinidad, eso de tres personas distintas en una sola naturaleza, ¿a qué Gimeno creer? ¿Al vicealcalde que no hace mucho tiempo reclamaba 39 millones para el Ayuntamiento zaragozano o al consejero autonómico de Hacienda, que tan rotundamente se opone ahora al pago que antes reclamaba? Cosas veredes, amigo Sancho.

En fin, la Justicia dirá. Pero que las dos máximas instituciones públicas aragonesas tengan que dirimir en los tribunales sus cuitas, máxime cuando tanto en la una como en la otra se necesitan para gobernar, habla de la calidad de cierta clase política y de su fiabilidad. Y lo peor es que la senda judicial abierta acaso tenga prolongación con los dimes y diretes relacionados con el ICA (Impuesto de Contaminación de Aguas), otra genialidad del ínclito Fernando Gimeno.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.