Fiestas, carpas y hostelería

Fiestas del Pilar 2019

Fiestas carpas y hostelería

Estos días se celebran las fiestas de la Inmortal Ciudad de Zaragoza, caracterizadas, desde el advenimiento de la democracia, por su carácter participativo, por la presencia de la ciudadanía en calles y plazas en una explosión de alegría que a todos contamina. Actos laicos y religiosos cuentan con una asistencia multitudinaria. Nunca falta la Ofrenda de flores, el Rosario de Cristal ni los festivales de jota, eventos complementados por toda suerte de conciertos y actividades varias.  Bello espectáculo el de las gentes sonrientes y más amables que nunca.

Y en este contexto desempeñan un papel fundamental las diferentes peñas que a lo largo del año organizan actos de todo tipo para resumirlos en su protagonismo festivo. La ciudad se llena de carpas varias aquí y acullá, unas subvencionadas por el Ayuntamiento, muchas casetas por la DGA y no pocas por la iniciativa privada. Solamente las peñas carecen de carpas, porque la autoridad competente no les autoriza hacerlo. En esta ocasión iban a organizar sus conciertos y demás en las Delicias, en una carpa que sirvió en su día para celebrar las fiestas de tan entrañable barrio. Pero no ha sido posible. La autoridad competente lo ha prohibido, basándose en razones cuando menos complejas. ¿Cómo se permite la instalación de dicha carpa para que unos la usen y se le impide a otros? ¿Cómo se dejan los permisos o denegaciones para última hora? ¿Qué problemas existen para que los peñistas no puedan instalar su carpa?

Y aquí interviene la Hostelería, mejor, determinados hosteleros, ávidos por usufructuar las barras. ¿No parece lógico que sean las peñas quienes se lucren para así contribuir a pagar sus gastos? Y es que en este legal e imprescindible negocio de la hostelería pulula una fauna de personajes que está contribuyendo a generar no poca desconfianza hacia un sector de siempre apreciado e imprescindible. Son gentes que contratan en precario, que son capaces de contratar a jóvenes que no duran en su empleo más de dos o tres meses, que negocian comprando y vendiendo garitos como si de borraja se tratara, que pagan salarios miserables y exigen horarios leoninos sin pagar horas extra. Y claro, las barras de las peñas son muy apetitosas. ¿Tendrán que ver esos minoritarios hosteleros, nunca la buena Hostelería, con las dificultades con las que se encuentran los peñistas ara disponer de carpas? A saber.

Pero hay más. Tal vez estamos asistiendo a un intento de acabar con el modelo de fiestas populares y participativas. En esta Zaragoza gobernada por una derecha que cumple con los valores del conservadurismo sostenida por la extrema derecha de VOX, son muchos los que añoran aquellos viejos tiempos en los que existían una reina de las fiestas y sus damas, una brillante quedada en la Lonja de las élites, tres o cuatro representaciones teatrales, las motos en el Ebro y mucho acto oficial para quienes, ruralinos que son, desprecian cuanto ignoran y solo piensan en sus fastos y que el pueblo aguante y calle.

Ni a gozar unos días tienen las buenas gentes, qué se han creído. Lo suyo es currar y generar plusvalías. Bastante tienen con descansar el séptimo día, que las fiestas son patrimonio de las élites. El actual regidor, tan rocero y amigo de la calle para mayor gloria de su imagen, tiene la obligación de mantener un modelo, mejorable sin duda, con el que los ciudadanos se siente identificados. Y también debería solventar las cuitas de los peñistas, a la par que, ordenanzas mediante, poner coto a los desmanes de una minoría de hosteleros que, a río revuelto, hacen de su capa un sayo.

Únete a nuestro Telegram

1 Comment

  1. COMPLEJAS estas fiestas del PILAR 2019 en parte heredadas del anterior gobierno ,, el que también realizo acotaciones a los PEÑISTAS , BUENO son fiestas y como siempre alegría ,, ya sabes una cosa es tocar los cojones otra manosearlos

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.